Nuevo curso escolar: ejercicio, descanso y desconexión

Nuevo curso escolar: ejercicio, descanso y desconexión

La tecnología pone a nuestra disposición herramientas que pueden mejorar significativamente nuestro bienestar si las utilizamos de un modo adecuado. Sin embargo, cuando usamos sin medida todos los medios que el ecosistema digital pone a nuestro alcance el resultado puede ser dañino.

Ahora que comienza un nuevo curso escolar conviene recordar algunas recomendaciones que los expertos en pediatría y educación infantil hacen para los más pequeños. Su felicidad no crece cuantas más horas pasan delante de una pantalla, más bien al contrario.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda a los padres con niños en edad escolar limitar el uso de dispositivos multimedia. Los niños necesitan hacer ejercicio, descansar y relacionarse con los demás, por lo que no es conveniente que pasen el día delante de una pantalla.

La academia recomienda además establecer dentro de la rutina familiar momentos de desconexión, de modo que los niños aprendan a desconectar cuando llega la hora de cenar, cuando toca compartir tiempo en familia o en zonas como el dormitorio, donde la pantalla puede robarle tiempo al sueño.

Las capacidades cognitivas de los niños mejoran considerablemente si gestionan de un modo adecuado el tiempo que pasan delante de una pantalla. El Movimiento 24 horas canadiense recomienda que los niños entre 8 y 11 años pasen siempre menos de 2 horas al día delante de una pantalla, realicen al menos 60 minutos de actividad física y duerman entre 9 y 11 horas. Un estudio publicado en la revista científica The Lancet demuestra que quienes siguen esta pauta mejoran considerablemente su desarrollo cognitivo. 

No hay que tener miedo a que los niños no aprovechen todo el tiempo del que disponen. El aburrimiento puede ser una fuente de bienestar. Ya en 1930, el filósofo Bertrand Russell anticipaba en su libro ‘La conquista de la felicidad’ algunas claves del bienestar de los más pequeños: “Un niño se desarrolla mejor cuando, al igual que una joven planta, se deja reposar en la tierra. Muchos cambios de lugar, mucha variedad de impresiones, no son buenas para los jóvenes, y aprenderán a medida que crezcan a ser incapaces de soportar la fructífera monotonía.”

 

,